Chocolate blanco sabor queso que sabe a Cheetos

En Japón hay muchas cosas con sabor a queso que en los países quesófilos serían recibidas con un ceño fruncido.
chocolate_cheese_flavor_crunky_lotte_chorareii
Lista para la experiencia de chocolate sabor queso y queso. Foto: Celeste Marí y Carlos Tortajada. Edición: Noa.

“Aquí hay chocolate con sabor a queso. Tienes que probarlo, sabe a Cheetos”, me dijo mi amigo Carlos. ¿Quién podría negarse a eso? Estamos hablando de a) chocolate, una de las mejores cosas de la vida y 2) queso, una de las mejores cosas de la vida. Como quería ver mi cara al degustar este híbrido inesperado, Carlos fue al konbini y me compró una tableta por sorpresa.

Es que mirad este envoltorio y atreveos a decirme que no estáis salivando. Dos buenas cuñas de queso a un lado, una tableta de chocolate blanco al otro. Y en medio en letras bien naranjas, “Cheese & cheese” Crunky. No contentos con mezclar chocolate y queso, osaron mezclar chocolate con DOS quesos. Que me aspen si esto no es un ménage à trois apetecible.

chocolate_cheese_flavor_crunky_lotte_chorareii
No solo uno, sino dos tipos diferentes de queso mezclados con chocolate. Foto: Celeste Marí y Carlos Tortajada. Edición: Noa.

¿Y qué dos quesos? os preguntaréis. Ni más ni menos que cheddar y parmesano. El sello negro de la caja así lo confirma, certificado gourmet. ¿Qué más información nos da la caja? Solo puedo deciros que es de Lotte, una marca que en realidad no es japonesa sino coreana. ¿Hay algo más que debería averiguar? A quién le importa. Vamos a comer. 

“Vale, sí, sabe totalmente a Cheetos”, le dije a Carlos, masticando, asintiendo y abriendo mucho los ojos a la vez. No esperéis el parmesano saladito de un risotto, o el cheddar de una hamburguesa de McDonald’s. El queso de este chocolate tiene una textura inflada y crujiente y probablemente tenga poco de queso real, de ahí la semejanza con los Cheetos.

chocolate_cheese_flavor_crunky_lotte_chorareii
¡Sabe a Cheetos! Foto: Celeste Marí y Carlos Tortajada. Edición: Noa.

A ver, no voy a deciros que es un chocolate delicioso, pero el mundo ya está repleto de chocolates deliciosos, también hay espacio para los chocolates sin sentido. Esos chocolates que nadie esperaba pero ahí están, abriéndonos la mente hacia nuevos horizontes. 

Cuando mi amigo Carlos y su novia Celeste volvieron a España después de haber vivido en Japón, llenaron la maleta de tabletas de Crunky Cheese & Cheese para llevar a sus amigos. Estoy hablando de que quizá se llevaron veinte tabletas, para que todos sus seres queridos pudieran vivir la experiencia de este chocolate con queso y queso. Esta magnitud de kilómetros recorridos y amor invertido en un chocolate solo la habían alcanzado antes los Toblerones gigantes del aeropuerto que en realidad son incomibles.

chocolate_cheese_flavor_crunky_lotte_chorareii
Veámoslo de cerca. Foto: Celeste Marí y Carlos Tortajada. Edición: Noa.

Bien por ti, Crunky Cheese & Cheese. Nos has enseñado una valiosa lección: no debemos pensar en el qué dirán a la hora de juntarnos, mezclarnos, fundirnos con quien nos apetezca. Quiero pensar que algún día el mundo será igual de libre y tolerante que tú. 

Actualización: ¡oh no! tras buscar arduamente por konbinis de todo Tokyo una tableta de Crunky Cheese & Cheese, me huelo que, como tantos otros productos en Japón, era una edición limitada. ¡Maldición! Este artículo será, entonces, un homenaje a título póstumo. Allá donde estés, Crunky Cheese & Cheese, gracias. 

Y gracias, Carlos (@carpakun) y Celeste (@lelechan), por enseñarme tanta cultura de konbini y por abrirme la mente a tantas cosas de Japón y de la vida en general. También por haber guardado un par de tabletas de Crunky Cheese & Cheese caducadas como souvenir que profanaron para hacer estas fotos.

(っ˘ڡ˘ς)

Total
0
Share